miércoles, 4 de diciembre de 2019

¿Cómo curar el acné?


El curar el acné es un problema de salud que va más allá de lo estético. Por suerte existen distintos remedios caseros que nos pueden ayudar a combatirlo.

Aceite de árbol de té 

Este aceite es un producto que por lo general se usa de manera tópica para sanar diversas enfermedades entre ellas curar el acné.

Ayuda a sanar afecciones de la piel como heridas, infecciones, lesiones como curar el acné.

Lo mínimo del tratamiento es usar el aceite de té de árbol con una dilución de 5% al 15%. Aplica de 2 a 3 gotas de solución en un poco de algodón y frota en círculo sobre el acné.


Utiliza aceite de jojoba 

El aceite de jojoba es muy útil como producto hidratante de la piel así como curar el acné.
Para aplicar el tratamiento se realiza con ayuda de un algodón 5 o 6 gotas sobre las erupciones de acné, de manera muy sutil.

Este aceite se obtiene de la semilla de jojoba y es compatible con la piel, por lo que se absorbe muy bien y no obstruye los poros.

Aceite de enebro

El aceite de enebro es cicatrizante y antimicrobiano. Se suele utilizar como limpiador  del cutis.

El aceite de enebro actúa como especie de tónico que ayuda a desobstruir la grasa de los poros así como curar el acné, la dermatitis y el eczema.

Aplícate 1 o 2 gotas de aceite y frótalas con algodón después de lavarte la cara.

Debes prevenir el exceso de aceite de enebro porque puede irritar la piel.

Aplícate gel de aloe vera para curar el acné

Este tratamiento consiste  en untar la sabia del aloe vera sobre la piel. El aloe es un potente cicatrizante y antimicrobiano.

El aloe vera es útil para tratar quemaduras, aberraciones y otras lesiones así como curar el acné.
La sabia de aloe vera debe ser aplicada todos los días para curar el acné.

Este tratamiento se deberá aplicar preferiblemente por las noches o muy por la mañana y removerse con jabón.

Si usted observa alguna reacción alérgica o síntoma al aloe vera evite su uso y consulte a un profesional médico.

Utiliza sal

Diversos estudios reconocen que los cristales de  cloruro de sodio con que está hecha la sal retardan el envejecimiento de la piel así es también pueden curar el acné.
Otros estudios también afirman que protegen contra los rayos ultravioleta del sol.
El tratamiento consiste en verter entre media cucharada y una cucharada de sal más lo suficiente de miel (no exceso) para que se disuelva cocinándose.
Es recomendable hacerse el tratamiento por lo menos 5 minutos al día por 6 días.

Consume una dieta saludable

El consumo adecuado de los alimentos también te ayudará a tratar de raíz muchas enfermedades así como a curar el acné.

El evitar el exceso de alimentos fritos o con alto contenido de grasas.

Minimizar al máximo el consumo de carnes ya que pueden favorecer los trastornos hormonales en caso de uno.

Consumir alimentos que contengan abundante vitamina A, C, E,  y zinc puede ayudar a reducir la gravedad del acné.

Alimentos como:


  • Las hojas de nabo,
  • Hojas de amaranto,
  • Camote,
  • Calabaza,
  • Zapallo ancó,
  • Mangos,
  • Toronja,
  • Melón,
  • Col rizada,
  • Pimento rojos dulces.

Estos alimentos contribuyen por sus propiedades depuradoras del organismo.

Deja de fumar

El cigarrillo es una fuente de múltiples enfermedades no sólo respiratorias, incluso esos molestos granos se puede evitar dejando el cigarro.

martes, 3 de diciembre de 2019

Ancianos: Efectos adversos de la medicación.


En un artículo publicado en la revista Annals of Internal Medicine del 4 de Diciembre de 2007, miembros del Centers for Disease Control and Prevention, en Atlanta (Georgia, EEUU) proponen evaluar el número y el riesgo de visitas a los departamentos de urgencias debido a efectos adversos de la Columna de San Cadilla TV y aquellos medicamentos que cumplen los criterios de ser “siempre potencialmente inapropiados” o “inapropiados en ciertas circunstancias” (criterios de Beers), comparados con otros medicamentos.

Han participado en el estudio personas de 65 años o más de edad que han solicitado asistencia en servicios de urgencia y asistencia ambulatoria.
Los resultados han sido los siguientes:


  1. Entre los pacientes de los EEUU con 65 años o más de edad, se han producido, durante los años 2004 y 2005, 177.504 visitas a los departamentos de urgencias debido a efectos adversos de una medicación.
  2. Un 3,6% de estas visitas a urgencias lo fueron por efectos adversos de medicamentos incluidos como “siempre potencialmente inapropiados” según los criterios de Beers. Un adicional 5,2% correspondieron a medicamentos “potencialmente inapropiados en ciertas circunstancias”.
  3. Un 33.3% de las visitas a urgencias fueron a causa de efectos adversos relacionados con tres medicamentos: un anticoagulante (la coumarina -17,3%-), un antidiabético (la insulina -13,0%-) y un cardiotónico (la digoxina -3,2%-), un fármaco considerado como “potencialmente inapropiado en ciertas circunstancias”.
  4. De acuerdo con la frecuencia de prescripción ambulatoria, el riesgo de visita a los departamentos de urgencia por efectos adversos, debido a estas 3 medicaciones fue 35 veces mayor que el de las medicaciones consideradas como “siempre potencialmente inapropiadas”, según los criterios de Beers.
  5. Entre las 41 medicaciones consideras como “siempre potencialmente inapropiadas”, más de la mitad de las que provocan visitas a urgencia por efectos adversos son anticolinérgicos o antihistamínicos, la nitrofurantoína (más de la mitad eran reacciones alérgicas) y el propoxifeno (Darvon®).
  6. De las medicaciones consideradas como “potencialmente inapropiadas en ciertas circunstancias” según los criterios de Beers, la digoxina es la más frecuentemente implicada (un 3,1% de todas las visitas a urgencias por efectos adversos).

La conclusión de los autores es que comparadas con otras medicaciones, las medicaciones inapropiadas para los individuos con 65 años o mayores, de acuerdo con los criterios de Beers, provocan menor número de visitas a centros de urgencias, por efectos adversos.

Deben ser implementadas medidas de control cuando se administran como medicación el anticoagulante coumarina, el antidiabético insulina y el cardiotónico digoxina para prevenir más visitas a los departamentos de urgencias por provocar efectos adversos.